Lo que aprendí en 2015

¿Me echabas de menos? ¡Espero que si! Este año he escrito menos porque me tocaba aprender unas cuantas cosillas que te voy a contar a continuación. Y es que en el proceso del aprendizaje hay una diferencia importante entre conocer algo y entenderlo por lógica y aprenderlo de verdad, porque la experiencia te ha llevado a comprenderlo e interiorizarlo. Así que, seguramente, la mayoría de lo que te voy a decir, ya lo “sabías”, pero puede que parte de ello no lo hayas aprendido aún. Como ya me conoces, sabrás que no pretendo darte ninguna lección, simplemente quiero contarte algunos de mis secretos y aprendizajes de este año con la esperanza de que te identifiques con algunos de ellos y disfrutes leyéndolos.

Sobre sueños, objetivos y metas aprendí:

  • Que si tienes un buen plan, lo cumples y sabes revisarlo y ajustarlo, tus metas acaban cumpliéndose, aunque no sea del modo que esperabas.
  • Que siempre vas a tener que improvisar, pero es más fácil hacerlo sobre un buen guión que no tener nada planificado. (Esto lo aprendí hace años haciendo cortos y es igualmente aplicable al establecimiento de metas.)
  • Que cuando te faltan conocimientos sobre un tema o tu entorno no es favorable en ese aspecto, es muy difícil que tus objetivos se cumplan. A veces toca revisar asociaciones, cambiar de aires y contratar, leer o escuchar a expertos que sepan más que tú sobre aquello que quieres.

Sobre relaciones personales aprendí:

  • Que cuando alguien no te quiere en su vida, es mejor dejarle marchar porque, de verdad, estás mejor lejos de esa persona. Quien desaparece sin dejar rastro tiene más problemas por resolver que los que tú mereces soportar.
  • Que cuando alguien te traiciona una vez, es muy probable que lo haga una segunda. Y si lo hace, es porque hay algo que aún no has aprendido de esa relación. Y que si lo hace dos veces (porque todos merecemos una segunda oportunidad…), es muy probable que lo haga una tercera. Y si eso ocurre, es que eres ton.. ¡No! Es que tú se lo has permitido y debes asumir que en ese caso, has pasado de ser una víctima a ser cómplice de la situación (porque saberlo, ya lo sabías…). Y es tu responsabilidad tomar distancia, aunque cueste.
  • Que cuando empiezas a cuidar de ti y a dedicar tu tiempo a lo que para ti es importante, aprendes a decir “no” y te alejas de aquello que no concuerda con tus valores, te das cuenta de que tu felicidad es solo tuya y que no depende de nadie que no seas tú.

Sobre relaciones laborales, negocios y liderazgo aprendí:

  • Que un cliente, empleado o socio que has ganado por dinero, puede desaparecer también por dinero. Pero que alguien que se ha convertido en un amigo porque le has tratado como se merece como persona, más allá de cualquier transacción comercial, se queda por fidelidad.
  • Que es fácil comunicar logros y darse palmaditas cuando todo va bien. Pero el liderazgo se demuestra dando la cara cuando las cosas no van tan bien.
  • Que cuando alguien hace una pregunta, por muy obvia que te parezca a ti la respuesta, para esa persona es importante y debes responder con respeto.
  • Que con la arrogancia se pierde más que se gana.
  • Que el liderazgo está sobreestimado y los seguidores subestimados. Y si no lo crees, mira este video sobre cómo se crea un movimiento:

Sobre libertad financiera aprendí:

  • Que a veces lo que crees que funcionará, no lo hace como esperabas. Y que algo que no esperabas, puede ser lo que necesitas.
  • Que quien te promete la libertad financiera a corto plazo, te está engañando y probablemente solo quiere venderte un curso.
  • Que si alguien te dice que el camino es duro, que aún no ha alcanzado sus objetivos pero que tiene claro hacia donde va, es muy probable que te interese pegarte a esa persona y unirte a su camino si tus objetivos son parecidos.
  • Que poner los huevos en varias cestas puede suponer una gran diferencia y un alivio cuando las cosas se tuercen.

Sobre Feng Shui aprendí:

  • Que lo que ya no usas, no te es útil o te trae recuerdos negativos y ocupa espacio en tu casa, también ocupa tu energía y tu tiempo.
  • Que existen muchas formas de deshacerte de todo ello: puntos limpios, aplicaciones para vender o intercambiar cosas en tu zona, asociaciones benéficas, etc.
  • Que al principio cuesta bastante pero cuando empiezas, sienta tan bien que crea adicción.
  • Que cuando haces espacio y te liberas de lo viejo, recuperas la energía perdida y vuelven a aparecer oportunidades interesantes a tu vida.

Sobre la vida en general aprendí:

  • Que todo lo que sube baja. Y que todo el que desaparece, antes o después reaparece.
  • Que cuando tienes que tomar una decisión rápida, a veces lo mejor es pararte y tomarte tu tiempo.
  • Que a veces, para encontrarse, es imprescindible perderse.
  • Que el silencio puede ser la mejor respuesta y un buen libro la mejor compañía.
  • Que una retirada a tiempo es mucho mejor que cualquier contraataque, requiere menos energía y aporta más paz.
  • ¡Que se puede ser más feliz que una perdiz! Solo hace falta decidirlo. Porque una autoestima alta y la felicidad no se ganan con nada externo, sino más bien al contrario. Cuando decides respetarte y ser feliz por encima de todo, (y ¡ojo!, que ser feliz no significa estar siempre contento, pero de eso hablaremos otro día), entonces es cuando el resto de aspectos empiezan a ordenarse adecuadamente.

Seguro que he aprendido mucho más, pero por el momento, esto es lo que me viene a la mente. ¡Espero que te haya gustado y si te has sentido identificado o has aprendido algo importante este año, te animo a que me lo cuentes en los comentarios!

Anuncios

7 pensamientos en “Lo que aprendí en 2015

    • Gracias Antonio. Me alegra que te guste. El éxito se puede lograr aprendiendo de los fracasos propios y también de los de otros que ya han andado el camino hacia donde uno quiere ir. ¡Vas en la dirección adecuada! Un abrazo.

      Me gusta

  1. Hola María

    Soy Jose, descubrí tu blog no hace mucho, le estoy echando un vistazo.
    Mmmm.. parece interesante.

    En cuanto a este post… has aprendido mucho y bueno jeje, me quedo con:
    – Siempre mejor un plan que imporvisar, ¡que si no te entra el estrés, y eso no es bueno para la tensión!
    – Sobre Feng Shui no sé muchco. Pero es sabio lo de deshacer de lo que te ocupa energía y tiempo. Minimalismo al poder.
    – Y las personas que no te quieren, mejor fuera. Yo mismo hablo muuuuucho sobre gente que no nos conviene, y que con tanta frecuencia veo entre mis conocidos…

    Eso es todo María, un placer saludarte.
    🙂

    Me gusta

  2. Buenas, Creo que he dejado un comentario hace unos dias pero ahora no lo encuentro. Estoy intentando comenzar a trabajar con un coach mi desarrollo profesional ya que quiero progresar en mi carrera laboral. Estoy en Argentina. Uds trabajan ahi? Conocen a alguien? Me resulta muy interesante el blog y pense que podian ayudarme.

    Slds

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s